miércoles, 18 de junio de 2014


RETRATO ROBOT

 

Cerró el libro contable con pesadez de siglos

 

sacándose los lentes hipermétricos

se ha restregado  el velo de rutina

que le cubre los ojo

 

después

             autómata de si

estirando los miembros ateridos

por miles de minutos sin frontera

quiso buscar los rayos que la tarde

en su postrer adiós filtró por la ventana

 

pero la  calle era

un muro desconchado

 

entonces se da cuenta

que en su boca aún  perdura

el arenoso sabor de la derrota

 

no hace falta el reloj para saber la hora

 

hace tiempo que el tiempo

dejó su sueño oculto

en una letra oscura del archivo

 

lo sabe desde siempre

 

nada nuevo parece iluminarse

bajo el sol  cegador de los anuncios

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada