lunes, 21 de diciembre de 2009

TODO ESTE TIEMPO

Todo este tiempo y
sin saber que buscaba
la intuición de un acorde
que anidara en mi alma

esa íntima voz
que como un susurro
de probada dulzura
explorase mis sombras
y aclarara el camino

luz de invierno de lento paso

canción prófuga
verdad profunda
que un condenado
entona a solas

martes, 15 de diciembre de 2009




Pájaro herido
Alma de paso
Canción que duele
Suelo de bruma

El aire lleva
Frases truncadas
Memoria huidiza
De carga ingrávida

Cabalga a tientas
Cual danza íntima
Leves acordes
Vibrar metálico


No existe noche
Tampoco día
Pájaro herido
Alma de paso

lunes, 7 de diciembre de 2009

CORAZÓN DE BAZAR

Por la puerta de ojiva un salmo del Corán me sale al paso

tras el murmullo asciendo hacia la cima
de un ebrio magma espeso de colores y aromas
suaves gestos me invitan
a olvidarme de todo
por esas venas cálida del cuerpo del Oriente
que son sus bulliciosos pasadizos
poseedores sensuales
de secretos de ámbar
talismanes de ónice
tactos de plata y seda
para una noche azul de naranjo y jazmines
plegarias de marfil del sur de África

en sus tiendas se ofrecen
dulce espeso de miel pasta de dátil
rumor de salvia y menta
arrebol de jengibre
fragancias oleosas de pachulí y almizcle
tintes de añil y henna
amarilla cúrcuma
tiempo atrapado en sacos
de sésamo azafrán orégano pimienta…

negras perlas de Oriente para el cielo de Al Andaluz

lo recorro despacio
buscando en sus recodos un rostro fronterizo

corazón de bazar
cincel de los orfebres
caudal de un arabesco de sueños de naguille
sorbos de te a la menta en terrazas sombrías
donde dejar correr las horas conversando
y el deslizar silente entre los hilos
como de mariposa
de unos dedos pequeños tejedores de alfombras

martes, 1 de diciembre de 2009

ELEGÍA A UN MERCEDES DEL CINCUENTA

A ese viejo mercedes que sostiene
su tiempo en los cromados y fue orgullo
de aquella serie augusta del cincuenta
estrella para un sueño
de blasones seguros gris marengo y perlas australianas
han venido a buscarle los sicarios

con sus monos azules y amarillos
van ha hacer su trabajo

no quisieron dejarle adormecido
en su fresco garaje
tampoco permitieron
con su obstinado afán que su abolengo
luciera con sus plumas color guinda

no tuvieron piedad no hubo respeto
para la señorial cadencia
de su aire importado y decadente

no

cayeron como lobos que acorralan su presa
abandonada y muda
y así lo reciclaron

extrajeron de su alma ese último soplo separaron
el embrujo emergente de su sólido empaque
con la herida caliente que imprime un tajo eléctrico
para descapotarlo
cubrieron los asientos
con una funda obscena de imitación de cebra
repintaron su cuerpo
como una vieja puta que enmascara
su miedo y su fatiga
debajo del carmín y de los polvos
con un tono frambuesa que devora la noche
dieron sabor al claxon
y una nube envolvente de música que rompe
parida por los bafles del último modelo de la Sony
y así de esa manera
igual que un resplandor en una feria
hizo su paseíllo
no como vieja gloria de orgullo inquebrantable
que representa un modo prototipo de un tiempo
sino como un bufón en la noche de Agosto
que hará proselitismo
de alguna irreverente discoteca

viernes, 20 de noviembre de 2009

ELEGÍA PARA UN HALLAZGO

Cuatro años apenas cuando untaron
tu cuerpo con grasa y con resina

en el ritual adiós
entre gritos y llantos
porque nadie esperaba tan fatal desenlace
tu madre hizo jirones su dolor por las peñas
tu padre
desde el más alto risco
gritó su pequeñez al horizonte

tan frágil tu visita
la caricia tan leve
tan hondo fue el diluvio
que provocó tu marcha

dejaron en tu cuello inerte y aflojado
un collar
con la huella dorada de su antiguo linaje
para que acompañara tu marcha hacia la noche
fue un gesto que dijera de dónde procedías
cual la fe de tu origen
también quizá el orgullo de que fueras su estrella
tan sólo cuatro años

cuatro años tan sólo preparándote el lecho
haciéndote festejos con ramas de los árboles
cubriéndote con pieles en las noches más crudas
inventando un lenguaje para poder cantarte

cuatro mil años hace

¿jugaste al escondite con el tiempo?

diez mil quinientos doce millones de segundos
osarios y silentes
has estado al acecho

¿has estado buscando olvidado y confuso
por fosos y quebradas tus antiguos juguetes?
¿aún perduran sus formas en tu cráneo quebrado?
¿quién eres di quién eres?
pequeño refundido
quizá sepan tu nombre
los viejos escondites

pou: Juan Carlos Gómez Rodríguez

viernes, 30 de octubre de 2009

MIRIAM

Con el fluir del tiempo
la luz vistió su piel de edad antigua
y se hizo arcilla ocre
sus ancestros
perdidos en el gris arcaduz de la memoria
excavaron aquel útero umbrío por debajo
del árido paisaje

lenta marcó la historia sus huellas cereales
en la piedra moliente
lenta muele en la piedra
sentada ante la puerta de su oscura cocina

limpios miran sus ojos
y una amplia sonrisa la cubre de certezas

pacientemente espera porque sabe que todo
estará en su lugar con el polvo del cenit
al volver los rebaños


por: Juan Carlos Gómez Rodríguez

lunes, 19 de octubre de 2009

LO BELLO DE ESTE MUNDO

Noviembre y perezoso
recorro la avenida con muestras de cansancio

alguien con voz sonora
va acuchillando frases carentes de sentido
contra el cristal del coche

a mi derecha
el mar

el cotidiano mar inadvertido
que hoy tiene cuerpo y lo alza
sobre sus pies de espuma

aminoro la marcha
para trenzar mejor las sensaciones

hoy sé del privilegio que supone
levantar la cabeza frente al mar

todo resulta leve

casi como en los sueños aparece
envuelto en bruma gris
un obstinado sol
sus tibios resplandores acarician
la piedra de la iglesia en el recodo

aminoro la vida
asido en el volante
la digo que me espere unos minutos

desdoblado con cada salpicar
me asomo a la bondad de la luz húmeda
perdido en la frontera de realidad con sueños

es Noviembre me digo
todo es leve
trenzo viejas nostalgias
con una voz sonora que surge de la radio

saben a mar amor los poros de la piedra

es Noviembre repito
estoy cansado

lo bello de este mundo amor se oferta gratis


por:Juan Carlols Gómez Rodríguez

martes, 13 de octubre de 2009

POEMA DE Mª EUGENIA CASEIRO

Utilidades de lo inútil (de Consideraciones ociosas).


Hay un hueco en la noche por donde todo parte:
las llaves, las tijeras, la horqueta, el tenedor,
lo perdido, lo entero, los pedazos…

¡Hay palabras tan viejas!... Como esa vieja sombra
que vaga eternamente sin rumbo en los espacios,
las flores ya tan secas que pastan en los libros
mugen la tradición con celo innecesario.

Hay un hueco en la noche de trama irreversible
que redacta los sueños y nos corta los pasos.
Y ese hueco tan hondo que se traga la vida
con sus vidas pasadas y cada antecedente,
se cierra como el puño que enarbola un arado
cuando deja a los muertos sobre el campo, inclemente.

Y yo miro en silencio como se acaba el mundo
sin que sirva de norte su divina comedia
porque el hueco es tan grande que no cabe en los ojos
y se lleva la carne de mi carne a su foso…

No hay bien que nos sustente sino el de las cazuelas,
sino el de las cucharas, que hacen crujir el diente…
Y yo que ya no encuentro ni llaves, ni cucharas, ni tijeras,
ni unas flores que mujan su raigambre en mis libros;
de muertos sobre el campo, de palabras tan viejas,
desafío su abismo con mi sartén en brazos.

María Eugenia Caseiro
12 de octubre de 2009

viernes, 9 de octubre de 2009

CON EL LEVE GLAMOUR DE LAS ROSAS MARCHITAS

Elisabeth Taylor ( Mayo 2003)

Llegaste a Cannes
con el leve glamour de las rosas marchitas

rubio pelo revuelto
vértigo de esmeralda sobre un azul etéreo
trémulo el paso

no mostrabas el vuelo de aquellos viejos tiempos
cuando la alfombra era un crisol de miradas
un silencio de alientos
una lluvia de pétalos para soñar contigo

escoltada por héroes
-Marco Antonios rendidos ante tus pies de diosa-
nos donaste unas lágrimas sobre el pómulo flácido
que se hicieron diamantes al llegar a tu escote

oh momento de ensueño detenido
en el velo de gasa del instante
para la fuerza insólita de tu garganta diva
voz seca y atiplada
casi aullido que asaetea el espacio

“ ¡necesito dinero para vencer al sida!”

gritaste a los micrófonos
mientras te sostenían con esmoquin de Armani
tres ángeles custodios
por las alas livianas





por: Juan Carlos Gómez Rodríguez

viernes, 2 de octubre de 2009

jueves, 24 de septiembre de 2009

La revista digital HERTZ acaba de reseñar mi último libro de poesía A Paso Lento en su número de Septiembre de 2009. Desde aquí agradezco su reseña y su libre opinión acerca de mi obra. Un placer. Gracias

GÓMEZ RODRÍGUEZ, JUAN CARLOS. A paso lento, Madrid, Lord Byron Ediciones, 2008.
Aunque estamos sobresaturados de haikus (la lírica hispanoamericana de principios del siglo XX dio en nuestra lengua lo que podía darse de ellos) y aunque hemos reseñado suficientes e incluso definido de modo breve su forma como no se halla en ninguna otra parte (véase la correspondiente de Ricardo Virtanen), éstos de Gómez Rodríguez tienen cierto encanto, además de completarse el libro con tankas y poemas graciosos de más extensión. Pero ¡ay, editores, cuando aprenderéis que los versos son versos, que no deben exponerse al capricho de los programas de edición!

martes, 22 de septiembre de 2009

POEMAS APÁTRIDAS

Poemas apátridas
sujetos al aire
por un hilo frágil
de cometa trémula
que quiero sajar

que debo sajar

os dejo salir
y os devuelvo al aire
como flor sin tallo
hermanos del viento

sois pájaros libres

os abro la jaula de oxido silente
y tiro la llave al hueco del pozo

poemas apátridas
viejos libertarios
mástiles piratas de negra bandera
leones sin circo
lágrimas sin ojo
aves arrogantes de inocentes plumas
decid lo que sois
con mirada extensa y palabra firme
hijos del amor
de la sed
del surco
victimas del tiempo
que lleváis mi rostro



LA MUSA



Sólo tus ojos tienen
la senda de la miel
sólo tu boca
precipita el desorden
de un arrebatamiento
sólo tu cuerpo usa
con rara habilidad
la gracia como lanza
la imagen como daga
la esencia como espina

oh musa de enroscados cabellos
entreabre la ruta de la gloria
y finge que te importo

cubierta de provocación desnuda
siempre fuiste mentira

finge que me deseas
desde tu piel lunática

finge

mi pincel esta noche
por ti tendrá el valor de la avaricia


por: Juan Carlos Gómez Rodríguez

viernes, 11 de septiembre de 2009

ELEGÍA A UN MERCEDES DEL 50

A ese viejo mercedes que sostiene
su tiempo en los cromados y fue orgullo
de aquella serie augusta del cincuenta
estrella para un sueño
de blasones seguros gris marengo y perlas australianas
han venido a buscarle los sicarios

con sus monos azules y amarillos
van ha hacer su trabajo

no quisieron dejarle adormecido
en su fresco garaje
tampoco permitieron
con su obstinado afán que su abolengo
luciera con sus plumas color guinda

no tuvieron piedad no hubo respeto
para la señorial cadencia
de su aire importado y decadente

no

cayeron como lobos que acorralan su presa
abandonada y muda
y así lo reciclaron

extrajeron de su alma ese último soplo separaron
el embrujo emergente de su sólido empaque
con la herida caliente que imprime un tajo eléctrico
para descapotarlo
cubrieron los asientos
con una funda obscena de imitación de cebra
repintaron su cuerpo
como una vieja puta que enmascara
su miedo y su fatiga
debajo del carmín y de los polvos
con un tono frambuesa que devora la noche
dieron sabor al claxon
y una nube envolvente de música que rompe
parida por los bafles del último modelo de la Sony
y así de esa manera
igual que un resplandor en una feria
hizo su paseíllo
no como vieja gloria de orgullo inquebrantable
que representa un modo prototipo de un tiempo
sino como un bufón en la noche de Agosto
que hará proselitismo
de alguna irreverente discoteca

por: Juan Carlos Gómez Rodríguez

lunes, 31 de agosto de 2009

OH SABA DULCE SABA

Para Maria Souto

Vivir como vivía Salomón
pendiente de que Saba abriera el baile

W.B. Yeats




Sólo los años nos descienden
cual lluvia renovada hasta la arena
del coso verdadero
cumplimentan mis horas con tus horas
mis manos con tus manos
mi historia que está hecha
con renglones derechos de tu historia

si tú danzas
bajo la luz confidente de la alcoba
yo he de danzar
a tientas
hipnótico
entregado
y fundido en el vuelo de tu danza

oh Saba dulce Saba de mis días
niña de luz cuando se extingue el fuego
bella Saba
verso final para un bello poema
oh Saba leve Saba de mis noches
siempre viva ilusión en mi verdad más pura

los años nos trajeron
a la paz cenital del sol poniente
al hogar caldeado con madera de cedro
al aroma de sándalo
al prodigio constante de una simple mirada inextinguida
a la tina repleta de vino y de ternura
al horno caldeado que sabe nuestros gustos


por: Juan Carlos Gómez Rodríguez

martes, 25 de agosto de 2009

EN LA UMBRÍA CARICIA DE LA NOCHE

De nuevo me desnudo
en la umbría caricia de la noche

los pájaros anidan la ciudad
mientras tú y yo abrazamos
con el lento movimiento de las olas

el aire se perfuma con la hierba

tus labios son la barca con que bogo
hacia la isla placida del sueño

Por: Juan Carlos Gómez Rodríguez

viernes, 14 de agosto de 2009

AL POETA DESCONOCIDO

Dicen que mi tatarabuelo vivía frente a la mar
y que temprano
a ella acudía para desayunarse brisas
que en la pleamar
cuando la playa era como un espejo de Sorolla
él paseaba en su orilla
leyéndola poemas de Aragón de Habitaciones
y que por ellos
se le escapaban lágrimas sinceras que a ella se unían

que otras veces
cuando la mar saltaba el murallón
a degustar el sabor de las farolas
en esos días grises y ventosos que el norte nos regala
él que era de tierra adentro
gustaba de acodarse sobre la balaustrada marinera recitando
poemas de Rosales de Hierro o de Huidobro
y ella agradecida
le devolvía una a una las lágrimas vertidas con su espuma

dicen
que ya el tiempo pautado
al ritmo cadencioso de versos y mareas
allá por el transcurso del siglo veintiuno
y habiendo recitado ante la mar
con la timbrada voz de sus poetas rotos
ella
conmovida de él y con su voz más ronca
le invitó a conocer sus secretos más húmedos
llevándole ola a ola hasta su noche
y que él aceptó gustosamente

por eso yo me asomo a este horizonte
con algún viejo libro entre las manos
que he vuelto a rescatar con pulso trémulo
quizá con la esperanza de que vuelva
y leo antiguas frases subrayadas
que me parecen nuevas
y ponen emoción en mi voz joven
al compás de la esencia de sus olas


por: Juan Carlos Gómez Rodríguez

lunes, 10 de agosto de 2009

AHORA Y SIEMPRE

del poemario Tiempos en Fuga

Detrás de los discursos
más allá de los gestos
por encima
de las meditaciones
a pesar de las preguntas
y aún si la vestimos de metáfora

por más definición que la pongamos
y aunque no poseyese su palabra

ahora y siempre

la vida

por: Juan Carlos Gómez Rodríguez

martes, 4 de agosto de 2009

ÍTACA

Konstantínos Kaváfis

Cuando emprendas tu viaje hacia Ítaca
debes rogar que el viaje sea largo,
lleno de peripecias, lleno de experiencias.
No has de temer ni a los lestrigones ni a los cíclopes,
ni la cólera del airado Poesidón.
Nunca tales monstruos hallarás en tu ruta
si tu pensamiento es elevado, si una exquisita
emoción penetra en tu alma y en tu cuerpo.
Los lestrigones y los cíclopes
o el feroz Poseidón no podrán encontrarte
su tú no los llevas ya dentro, en tu alma,
si tu alma no los conjura ante ti.
Debes rogar que el viaje sea largo,
que sean muchos los días de verano;
que te vean arribar con gozo, alegremente,
a puertos que tú antes ignorabas.
Que puedas detenerte en los mercados de Fenicia,
y comprar bellas mercancías:
madreperlas, coral, ébano, y ámbar,
y perfumes placenteros de mil clases.
Acude a muchas ciudades del Egipto
para aprender, y aprende de quienes saben.
Conserva siempre en tu alma la idea de Ítaca:
llegar allí, he aquí tu destino.
Mas no hagas con prisa tu camino;
mejor será que dure muchos años,
y que llegues, ya viejo, a la pequeña isla,
rico de cuanto habrás ganado en el camino.
No has de esparar que Ítaca te enriquezca:
Ítaca te ha concedido ya un hermoso viaje.
Sin ella, jamás habrías partido;
mas no tiene otra cosa que ofrecerte.
Y si la encuentras pobre, Ítaca no te ha engañado.
Y siendo ya tan viejo, con tanta experiencia,
sin duda sabrás ya qué significan las Ítacas.

martes, 28 de julio de 2009

RECUERDO DE UNA VISIÓN DE JUNIO

En el atardecer de junio
los ojos de la garza
repletos de horizonte
estiraban su hermética
figura deslizándose
en el continuo fluir de la corriente

hierática
alzada en unas ramas de palmera
se prolongaba regia ante mi asombro
henchida de belleza

mientras el sol
descorriendo los goznes de la noche
la conminaba a entrar
en su misterio


poe: Juan Carlos Gómez Rodríguez

martes, 21 de julio de 2009

POEMA 46

Quien da mucho recibe más
Quien da y no espera alcanza la sabiduría
Quien no espera recompensa nunca se frustra
Quien no se frustra es feliz

por: Juan Carlos Gómez Rodríguez

sábado, 18 de julio de 2009

EN MITAD DEL SILENCIO Y LA CANÍCULA

Inspirado por el jazz de St Germain

La música flota ordenando el caos
con acordes que desatan el incendio
ordenando el ritmo existencial de las estrellas
lentas constelaciones explosiones de luz meteoritos veloces
hondo espacio sin fin

precipitando tonos

espacios delineados
escaleras mecánicas en todas direcciones
bajo la bóveda translucida de los pensamientos

acorralándolos
en un paréntesis de estrábica pasión donde el espíritu
inventa piruetas sincopadas
acrobacias en móviles acordes
lección de vértigo

tribal
construye el laberinto magnético
cadencia que arde en él
la sabana elongando los ríos caudalosos
meandros enroscados como colas doradas de reptil

caen sonoros torrentes
en inmutables saltos de arco iris
y explota policroma la selva plena en trinos
gruñidos y graznidos
simultáneas visiones de un tiempo primitivo se suceden
cuando la sangre oculta
un aroma de savia y clorofila
cuando la savia oculta
un aroma de semen y de sangre
en mitad del silencio y la canícula


por : Juan Carlos Gómez Rodríguez

miércoles, 15 de julio de 2009

POEMA 45

Aún quedan utopías

Sueños que por amor se luchan

Luchas que por amor se sueñan


por: Juan Carlos Gómez Rodríguez

lunes, 13 de julio de 2009

EL PASEO DE LOS ENAMORADOS

Los veo desde el coche

al atardecer pasean cogidos de la mano
a esta orilla del río

embrujados de luz en la otra orilla
se exhibe la elegancia de los cafés flotantes

ellos no tienen prisa
caminan
hacen planes
con las manos unidas por un temblor confuso
miran hacia las luces y se dicen
que dentro de algún tiempo
ellos también podrán sentarse allí
al amor de la brisa
a contemplar el vuelo
rasante de las aves
recortándose al sol que ya declina
con una taza de té entre las manos

no saben que les miro al pasar
mientras cojo tu mano y siento
como la tarde se acuesta a este lado del Nilo
enjoyada con los collares rojos
que le da el flamboyán
y me trasporto al tiempo
en que tú y yo paseábamos
a cientos de kilómetros de aquí
con la única promesa entre las manos
de ese temblor confuso
de nosotros mismos

por: Juan Carlos Gómez Rodríguez

lunes, 6 de julio de 2009




EL PIANO DE THELONIOUS MONK SE ABRE PASO EN LA NOCHE

Como un suspiro nos atraviesa el tiempo

cierro los ojos
y el álbum de la vida muestra cuanto elegí

días de estreno para la vieja función de la existencia
días de gloria que alivian el peso de la mediocridad
alto voltaje para achicharrar a la inocencia

abro los ojos
y se caen las epístolas
las fotos
los roídos calendarios
los sabores ocultos detrás de la cortina del pasado
las voces ya apagadas
como pétalos yacentes sobre mármol

¡ah las caricias! también ellas cayeron

la serpiente erguida de unos pechos
que lancearon mi pecho
esa primera vez
en la que atravesé las dunas de la carne
en la que descorrimos los velos con el sexo
trémulos e inexpertos
como gotas que bailan
en la copa de burbon compartida
entre el sudor y el miedo
entre el sabor y el tacto

una fiebre que en medio de la noche
trasformara el deseo en piano dislocado y sonoro
escalera hasta el cielo donde maúllan lunáticos los gatos
esta noche azogada de recuerdos


por : Juan Carlos Gómez Rodríguez

miércoles, 1 de julio de 2009

COMO EL VIEJO MONET

Sin respirar apenas para que no se escape
como el viejo Monet frente a sus cuadros
e inmerso en su frontera
sin atreverme a entrar desde la esquina
lo atrapo para luego
con la red verde-azul de los sentidos
para cuando el poema me convoque
y descubra a galope de palabra su textura
para cuando luzcan ámbar los dorados penachos
y la bruma
que tamiza y salpica el recortado monte en lejanía
se pose en la cuartilla delicada

para cuando las casas somnolientas
que ahora observan esa quietud del mar
de pautada cadencia monocorde
desperecen sus muros y tejados
y descorran la vida sus ventanas
lo tenga junto a mí
impreso en la retina como ejemplo
de todo amanecer azul y plomo
sujeto a las pestañas inflamadas
con alas fulgurantes de memoria
porque este amanecer que ya se extingue
con el mágico huir de los instantes
me deja malherido en su silencio
maltrecho aún sin partir ya de nostalgia


por: Juan Carlos Gómez Rodríguez

sábado, 6 de junio de 2009

LOS OJOS DE LA MUERTE

1

los ojos de la muerte son unos ojos blancos
blancos como el misterio de la niebla
extraviados en la nada ausentes
en el pálido jardín que traspasa las sombras
y no nos dicen nada
nada acerca de lo que al fin contemplan
de la luz que intuimos
de la terca esperanza que nos nutre

sí madre
tus ojos tan azules
estallidos en medio de la aurora
se te volvieron blancos
profundos
de una profundidad inagotable
como una pleamar de silencio
quietud insostenible


otearon ese páramo que tanto asusta
con un mirar inverso
transido
buscando a aquellos otros que se vaciaron antes
que un día te atraparon para ser un comienzo
aquellos con los que urdiste nuestro mundo
como dos astros que impactan
y al estallar provocan
una constelación de amaneceres

ojos de luz
ojos para la luz

pero tus ojos se me volvieron blancos
(ahora puedo decirlo
sin que el filo de las palabras
guillotinen la voz)
y su espejo
perdido ya su azogue
se hizo añicos
simples vidrios que no reflejan nada
sólo sombras de lo que fue
que golpean esta hoja letra a letra
como si fueran pasos que vuelven
a recorrer un tiempo que es deseo
que es ahogo
polvo hiriente de granito en mis ojos
que aún retienen tu cuerpo frágil
como un leve tallo a merced de la intemperie
calladamente frágil
remontando el pasillo del silencio

en tus ojos ya estaba el velo de la marcha
pronto el salto
dispuesto ya el andén
y la maleta repleta de pasado

en los míos quedaron los abrazos
firmes ante el dolor

el dolor es la perla que purifica
tú lo sabías
tú cuerpo lo sabía
tu mente lo sabía
como se sabe respirar
como un temblor que anuncia
el otoño a las hojas antes de su caída
como se precipita el fuego
sobre la leña seca en un único cuerpo flameado

2
las nubes del tiempo se amotinan
contra el cristal del coche

el tac-tac de sus varillas
marcan su ritmo descendente e hipnótico
como cuando iba a tu último encuentro

entonces hacía sol pero las nubes
enlutaban mi cielo

la carretera es una arteria humedecida por la ausencia

te busco en cada cruce en cada límite
te busco en mi dolor callado que es aliento
como lo fue el tuyo
acorralado en tus ojos azules de gacela herida
que me veían llegar



ojos ya sin preguntas porque eran respuesta
vidriosamente turbios
descendidos al silo de si mismo
manantial de mi vida

3

el cielo conspiró con tu partida
azul como tus ojos
salpicado del rojo del ocaso
serenamente hundiéndose en una línea incierta
oscura
cárdena
la vida conspiró con tu partida
como tu pulso débil
rompiéndome el reloj
serenamente hundiéndose en las yemas avaras de mis dedos
y tus ojos ya vueltos a la nada
ojos blancos
pañuelos para una despedida que se agita en la mente
que se anuda en mi respiración
que quisiera ser tuya




4

pero cayó la noche
vaharadas de silencio cubrieron el espacio
tú ya eras infinito
sin peso y sin fatiga
como una llama débil que cincela a las sombras
con liviano temblor

yo finito aún
parado en el andén de la deriva
miraba a las estrellas para buscar el rumbo
y les ponía tu nombre
como cuando era niño y buscaba en tu voz
en tu aroma en tu tacto
el límite del mundo
y le ponía tu nombre


5

como dos planetarios
tus ojos eran
la proa a lo desconocido

qué buscan con sus velas hinchadas de vacío
qué costa qué lugar qué compañía
qué nuevo amanecer quizá otearon
al traspasar las veladuras de este tiempo

qué nuevo o viejo mar de las incógnitas
coloreó de nuevo tu mirada
con el azul traslúcido
de tus ojos perdidos

por: Juan Carlos Gómez Rodríguez

miércoles, 3 de junio de 2009

DECLARACIÓN DE INTENCIONES

para André Cruchaga y Mª Eugenia Caseiro


hasta que el alma aguante
y la voz se coagule
en el sudario frío
de una cuartilla en blanco

sigamos

hasta que la vendimia
del corazón sea agria
y no pueda beberse

hasta que a las luciérnagas
las oculte la noche
y sea el canto del grillo
un arrebato a muerte

mientras la vida quepa
en el sueño de un niño
y el niño se haga hombre
para morirse niño

sigamos

mientras que haya un asombro
que acunar en el pecho
y las estrellas no sean
sino guiños del mundo

hasta que un lloro clave
su aguijón venenoso
y su emoción no altere
la intemperie del tránsito

mientras tu herida sea
manantial de mí sangre
y tu dolor mi lloro
y tu duda mi aliento
y mi miedo reliquia
del miedo de los hombres
y la pasión escriba
ese punto y seguido
que abre paso al amor

sigamos escribiendo

traduciendo a la vida
con palabras sinceras
con palabras exactas
con palabras que cubran
al silencio desnudo



por: Juan Carlos Gómez Rodríguez

domingo, 31 de mayo de 2009

ODA A UN BUSTO INSIGNE

Sumido en la distancia

hierático en la nube de su mármol

superpuesto en su altura
a todas las miserias terrenales
y ofreciéndole el hombro a las palomas
le observo en la glorieta
severo deslucido ceremonial y ausente
jalonado en la aurora de su gloria
por hiedra y por silencio

una y mil veces más
han vuelto a caer las hojas tapizando el parterre
como migas de octubre que juegan al derroche
de un continuo fluir de los otoños
desde que le instalaron
con severa emoción entre discursos

la fecha cincelada lo delata

una y mil veces más
he vuelvo a recogerlas
y al mirarle a esos ojos que se hunden
en un mirar ausente le pregunto
oh prócer recordado por los hombres
eso que ahora contemplas pensativo
es toda la verdad

es la raíz del tiempo


por: Juan Carlos Gómez Rodríguez

miércoles, 27 de mayo de 2009

LOS MEJORES POEMAS

para María Souto


Los mejores poemas son los que no se escriben
los que aparecen siempre a las puertas del sueño
cuando dices ¿qué piensas?
y nunca te respondo

acuden al cansancio de las pequeñas cosas
porque se precipitan encima de las sábanas

acuden siempre acuden
con tu respiración que da ritmo a la vida
y al arrullo del cuerpo

son fruto de los años
lentos ríos que inundan el tiempo y el espacio
pero no los escribo no puedo retenerlos
apenas hay palabras ni sonidos ni símbolos
que logren reducirlos
que puedan controlar su inocente discurso
su galope encendido

son poemas de amor pues por amor se anuncian
sobre un cielo arrasado por luchas y cansancios
son focos que se adueñan de la melancolía
destronación del miedo licores imposibles
son albores que inflaman
pertenecen al aire al silencio a mí mismo
son poemas ocultos como buenos proscritos

surgen llenos de ti cuando la piel desciende
a las simas profundas del ahogado suspiro
derramando su lluvia de placer por los poros
pronunciando tu nombre

entonces no hay estruendo que pueda amedrentarlos

surgen
llegan con siembra que brotará mañana
nacen desde mi aurora como jinetes libres
que no atienden a reglas
que no saben de ritmos
son versos verdaderos ya que tú los provocas
flores para la reja que guarda a la inocencia

por: Juan Carlos Gómez Rodríguez

sábado, 23 de mayo de 2009

EN MITAD DEL SILENCIO Y LA CANÍCULA







Inspirado por el jazz de St Germain

La música flota ordenando el caos
con acordes que desatan el incendio
ordenando el ritmo existencial de las estrellas
lentas constelaciones explosiones de luz meteoritos veloces
hondo espacio sin fin

precipitando tonos

espacios delineados
escaleras mecánicas en todas direcciones
bajo la bóveda translucida de los pensamientos

acorralándolos
en un paréntesis de estrábica pasión donde el espíritu
inventa piruetas sincopadas
acrobacias en móviles acordes
lección de vértigo

tribal
construye el laberinto magnético
cadencia que arde en él
la sabana elongando los ríos caudalosos
meandros enroscados como colas doradas de reptil

caen sonoros torrentes
en inmutables saltos de arco iris
y explota policroma la selva plena en trinos
gruñidos y graznidos
simultáneas visiones de un tiempo primitivo se suceden
cuando la sangre oculta
un aroma de savia y clorofila
cuando la savia oculta
un aroma de semen y de sangre
en mitad del silencio y la canícula

martes, 19 de mayo de 2009

Cuando descubrí la poesía de Mario Benedetti, quedé para siempre unido a ella. La claridad de sus poemas, el ritmo fluido de sus versos,y esa sencillez discursiva no carente de lirismo me atraparon.
Su poesía comprometida con la vida, con lo cotidiano, y marcada por un fuerte sentido social, para mí es la poesía del hombre en traje de diario que te habla al oído de igual a igual con entrañable delicadeza.
Hoy tras la noticia de su muerte, quisiera agradecer al "maestro" Benedetti el magisterio de sus versos, ya que con ellos creo que muchas personas se han acercado un poco más a este arte tan poco comprendido de la poesía.
Él me ha enseñado que no son necesarias las grandes palabras, las intrincadas frases, para hacer un buen poema. Un poema que se ensamble perfectamente con el sentir de cada uno.
Muestra de ello es este poema que es una despedida. Una despedida pero que al mismo tiempo nos deja su presencia intacta.
Gracias por sus poemas Don Mario. Siempre estarán con nosotros.


Chau número tres
MARIO BENEDETTI


Te dejo con tu vida
tu trabajo
tu gente
con tus puestas de sol
y tus amaneceres.

Sembrando tu confianza
te dejo junto al mundo
derrotando imposibles
segura sin seguro.

Te dejo frente al mar
descifrándote sola
sin mi pregunta a ciegas
sin mi respuesta rota.

Te dejo sin mis dudas
pobres y malheridas
sin mis inmadureces
sin mi veteranía.

Pero tampoco creas
a pie juntillas todo
no creas nunca creas
este falso abandono.

Estaré donde menos
lo esperes
por ejemplo
en un árbol añoso
de oscuros cabeceos.

Estaré en un lejano
horizonte sin horas
en la huella del tacto
en tu sombra y mi sombra.

Estaré repartido
en cuatro o cinco pibes
de esos que vos mirás
y enseguida te siguen.

Y ojalá pueda estar
de tu sueño en la red
esperando tus ojos
y mirándote.



por: Juan Carlos Gómez Rodríguez

viernes, 15 de mayo de 2009

ORACIÓN A LA LLUVIA

Poema de sílabas de agua
arpegio de esta tarde
de acariciada luz
penetra tu rumor
de yunque desatado en mi armonía
mientras la tierra es un blues que se esponja en el aroma
de esa caricia húmeda
que envuelve a los amantes
bruñidos en sudor

plena en el tiempo
madre del llanto y de la risa
plegaria de las nubes
tu cuerpo derramado
ha preñado esta tierra
con toda la avaricia
que tiene una promesa
abundante de vida

danos
como las aves
el arcano secreto de su trinar gozoso
ese regalo
locuaz y permeable de tu espíritu
y conmueve a la hierba
purifica el asfalto
haz un punto y seguido donde había silencio
unge con tu lascivia la sequedad del cauce
femenina burbuja de irisados placeres
y cuéntame tu historia de amor hasta en los huesos



por: Juan Carlos Gómez Rodríguez

martes, 12 de mayo de 2009

EL PERFIL DE UN MAULLIDO

Un maullido profundo
se enreda entre los chopos esta noche
un maullido que la oscuridad exhala
y propaga en el tiempo

un tiempo de lealtades
un tiempo de latentes claroscuros

Boliche
bola de angora
y corazón salvaje
apareces felino persiguiendo el ovillo
mientras yo pretendía
la balanceada luz
de aquella lana roja

Boliche
zarpa enguantada
días felices
de presas ilusorias

yo
titubeante y lento
perseguía un asombro


albo pecho de acróbata
con pose de victoria
estirabas la cola


por: Juan Carlos Gómez Rodríguez

sábado, 9 de mayo de 2009

JOSÉ EMILIO PACHECO PREMIO REINA SOFÍA DE POESÍA

Hace ya varios años descubrí en PARADISO, mi librería de culto en Gijón, a un amigo que desde entonces me acompaña. Ese amigo, al que no tengo el gusto de conocer personalmente, me mostró su palabra en una Antología de su obra en edición de bolsillo que hoy me muestra sus hojas ya amarillas. José Emilio Pacheco me sedujo desde el primer instante con su verso intenso y a su vez sencillo. Uno de mis poemas favoritos es Souvenir que pertenece a su poemario: Islas a la deriva (1973-1975) que hoy muestro en este espacio a modo de homenage.

SOUVENIR
De José Emilio Pacheco


Aún queda nieve entre los árboles. Hay hojas
calcinadas de otoño bajo los setos.
Las ramas -blancas o pardas- todavía se desploman
bajo el agravio de su desnudez. Sin embargo,
la ardilla al fin ha abandonado el subsuelo
y el petirrojo ya escarba
en su coto de caza, ya pesca
las lombrices qe han vuelto a la hierba.

El sol opaco pinta bosques de sombra
en la mancha de nieve. Ya todo
se dispone a vivir nuevamente.

Contemplo el móvil cuadro en la pared: esta ventana.
No volverán mis ojos
a detenerse en el jardín.
Seguirá la casa
con algo de nuestras voces y nuestras vidas.

Es demasiado el equipaje. No puedo
llevarme ni siquiera una hoja muerta
y calada de invierno.

A falta de una cámara, un pincel
o habilidad para el dibujo, me llevo
como única constancia de haber estado
estas pocas palabras.

miércoles, 6 de mayo de 2009

SÍ... LO SÉ

Yo no he leído a Kant ni a Platón ni a Aristóteles
ni Sócrates ni a Nietzsche ni a Descartes
tampoco al andalusí de Averroes

sí lo sé y estoy ruborizado por el hecho

prometo que esta noche
la pasaré buscando en wikipedia

pero sé que la vida a veces se complace
con un cárdeno beso
y otras veces en cambio
se enreda humedecida
con el riego salado de las lágrimas.



por: Juan Carlos Gómez Rodríguez

lunes, 4 de mayo de 2009

SOBRE LA UTILIDAD DE LA POESÍA

Para aquel que se acerque a la poesía con curiosidad, pensando en que es algo de otro tiempo, completamente inútil en el mundo actual, diré que para mí la poesía está en una forma especial de mirar y no sólo en el poema, aunque este es su más común expresión a través de los tiempos.
Desde mi propia experiencia como poeta y lector de poesía sé que hay tantos modos de entender el poema como poetas y lectores.
Esto no es decir gran cosa, lo sé, pero desde mi modesta opinión es así.
El poema es una atmósfera que el poeta crea parta dar cauce al sentimiento poético que él sintió y que alteró su emotividad. Con el poema el poeta propone, a aquel que al poema se acerca, un juego en el que descubra en él mismo ese sentimiento creador y lo haga suyo. Es lo que conocemos como universalidad del poema.
Cada poeta tiene sus propias claves, su estilo para conseguir que la trasmisión funcione. Unos, utilizando un lenguaje cargado de símbolos, imágenes sugerentes y lúcidas metáforas, te van encaminando por una senda de sensaciones hacia un despertar emotivo en una especie de embriaguez de ritmo y de palabras.
Otros en la certera y sencilla expresión de un verso directo y limpio encuentran la herramienta apropiada que desenlaza la conexión entre el discurso poético y el lector.
Tanto unos como otros son válidos siempre y cuando el poema funcione tanto emotiva como técnicamente.
La poesía propone espejos en los que uno pueda verse reflejado, y haga aflorar con sutileza nuestros propios sentimientos, nuestros sueños, y nuestros fantasmas. Actúa como un resorte que pone en marcha lo que constituyen el patrimonio emocional de nuestra experiencia vital. La poesía nos conduce por un cauce de aguas bravas de emotividad hacia el remanso de nosotros mismos.
Como lector nunca me acerco a un poema con una actitud reflexiva. Siempre procuro dejarme llevar por donde su mundo onírico me propone, embrujado por su ritmo, su tempo, y sus silencios, y por la vibración que producen sus palabras ( las palabras son para el poema lo que las pinceladas para el cuadro, o las notas para la música) . Lo leo oyéndolo, esforzándome en conseguir el sentido y la cadencia que el poeta ideó para descubrir en mí sus juegos de luz y sombra.
A veces sólo un verso, o una pequeña estrofa demoledora justifican todo un poema, y me muestran un camino de desnudez y asombro donde me reconozco. Entonces sé que mereció la pena haber escogido aquel pequeño libro entre los de mi biblioteca, y que la poesía, como gema rara y valiosa de la literatura, tiene su verdadera utilidad.

por: Juan Carlos Gómez Rodríguez

sábado, 2 de mayo de 2009

poema del poemario CUANDO LLEGUE EL OTOÑO

2
Sólo él no tiene tacha, sólo él abarca y contempla todo
Walt Whitman


Todo este tiempo incrustado en mi espalda
en donde se hizo todo aunque quizá fue poco
donde no había espacio ni tregua
y el mundo crepitaba
en la burbuja de un continuo fluir
de un paso de conquista
de una fiebre de ser
de un deseo de estirpe

en ese tiempo digo
el mundo era de dientes enquijados
ronco su canto y vasta su promesa
de codos que se erigen en guardianes
de un territorio abrupto de conquista

y en él se alzó la voz “descubrimiento”
y cada aurora había playas nuevas
inesperados valles
ciudades como frutas exóticas

y al fondo siempre al fondo
de cada descubrir estaba ella
la que guarda el secreto en sus manos vacías
como un cofre encantado
como un golpe de viento cuando alumbra
el fuego adormecido
como un álbum sucinto y familiar que cuando se abre
deja escapar al aire
un eco generoso

y la más bella historia es su historia
y la ley más exacta su ley
y cada mirada se hunde
en la médula azul de su mirada
y sus brazos se entroncan
al carnal laberinto de otros brazos

células sobre células que surgen
de ese lugar perdido de su cuerpo
como una ebullición con que se crean
otros cuerpos fogosos
otros mundos limítrofes

y todo por amor se hizo posible
por ese amor que sientes como crece
en cada ausencia
que te llena las manos
con promesas de oro incienso y mirra
que te unge las sienes y los labios
con salivas muy dulces
que tiene cara y nombre

nombre que sabe a puerto y a salitre
y cuerpo dilatado con el simple contacto
de unas manos que ascienden
la cuesta del deseo
y que resume
todos
los mapas de la tierra
las luchas de la tierra
todas
las esperanzas de la tierra
pues sus misterios antiguos
sus secretos mejor guardados
se escriben en su impulso
en la fuerza que invita
a fundar
a construir
a esperar
a incendiar en la noche
la mítica ciudad
mientras se espera el alba.

del poemario CUANDO LLEGUE EL OTOÑO

Creo que una hoja de hierba no es menos que el camino recorrido por las estrellas,
Y que la hormiga es perfecta y que también los son
el grano de arena y el huevo del zorzobal,
Y que la rana es una obra maestra, digna de las más altas,
Y que la zarzamora podría adornar los salones del cielo,
Y que la menor articulación de mi mano puede humillar a toda las máquinas,
Y que la vaca paciendo con la cabeza baja supera a todas las estatuas,
Y que el ratón es un milagro capaz de confundir a millones de incrédulos.
Walt Whitman




1
Soy el que camina con la tierra y creciente noche
Walt Whitman



Ahora que llego
a la proximidad del fin de este verano
no sin quebrantos
aún con dudas
pero también seguro en las certezas
que me han sostenido

donde discurro y aro
y pazco y vuelo
donde he visto
nacer soberbio el sol
erguir su vertical grandeza habitando mi espalda
invitándome al sueño
hollando tan profundo mi conciencia como una adormidera
para después
volver a despertar con bríos nuevos

ahora que llego
rotundo generoso
mil veces redimido
por la fuerza fluvial que el amor posa
me he de parar a ver el lento otoño
que me habla de un cobijo
de un remanso
quizá de alguna charca
donde de noche
pueda oír otra vez el canto de los grillos
pues el alma estará quieta expectante
al más leve rumor
al más pequeño cambio de las cosas

las dejará fluir sin rompeduras
aceptando sus voces que penetran
la entramada vigilia de los poros.

martes, 28 de abril de 2009

ENTRE SUEÑOS IV

Ese camaleón de la nostalgia
apoyado en el quicio de los ojos
sabe que la verdad que siempre habita
se encuentra tras el don de mi mirada



***

Luna amarilla
Viento del sur

Dos cuerpos enroscados
flotando en la deriva
de sus lenguas


***

Esa flor del manzano no es más pura
por nevar con sus pétalos las copas
tampoco por mostrarme su belleza
con orgullo de flor que con rocío
se vuelve virginal
ni por ser tan sutil fragante trémula

lo es sólo por ser
flor que abre camino a un fruto nuevo

***



Luchar una vez es fácil
pero toda una vida…

***

Hay muros que sólo los derriba una piqueta
Pero hay otros más densos y compactos
Que sólo los derriba una sonrisa


por: Juan Carlos Gómez Rodríguez

lunes, 27 de abril de 2009

A PASO LENTO

Escrito por Luis Javier Rodríguez • 23 Abril, 2009 • Para imprimir

Juan Carlos Gómez escribe poesía. La poesía exige precisión y rigor. Para que el lector de poesía se estremezca, para que el usuario de la poesía sienta, el poeta no puede estar encorsetado. Ahí empieza el arte. ¿Cómo mantener la precisión y el rigor sin rigideces ?. ¿Cómo mantener la disciplina dentro de la espontaneidad explosiva?. La poesía en las olas que envolvieron a Alfonsina Storni. El ritmo épico de la frustración en las hojas de hierba de Walt Whitman.Hace tiempo que Juan Carlos lo dejó dicho en los “Poemas para el último destierro de Benjamín Cuerda” :
“Toda la noche navegando en el oleaje de aquel poema”.
Así es la última poesía de Juan Carlos Gómez . En ella hay lentitud, flexibilidad, circularidad, continuidad, suavidad y firmeza. En sus poemas , se transmite el sentimiento de armonía y serenidad. Haikus como arte marcial sutil.
En su último libro “A paso lento” Juan Carlos Gómez me ha dejado esta dedicatoria :
Gira la noria
unas veces arriba
otras abajo
En los haikus y las imágenes de este libro puedo seguir la pista del Taichi , (Taiji) “.. principio generador de todas las cosas según la filosofía china tradicional”.
Es un placer la lectura girando en la noria del último libro publicado por Juan Carlos Gómez.

martes, 21 de abril de 2009

MIS POEMAS RECIENTEMENTE PUBLICADOS EN LA ANTOLOGÍA : NUEVA POESÍA Y NARRATIVA HISPANOAMERICANA , por Leo Zelada




En memoria de José Hierro

Ay! don José
viejos tigres trepaban por su pecho
fermentando la voz en la garganta
para llevarla al límite
donde el agua se une en salto vivo
con la roca y se convierte en iris
en un viaje salvaje al corazón

los sueños se confunden con la vida

todo el temple del hierro se modula
al fuego de la fragua don José
y con un quiebro
profundo de su voz
hace volar por siempre a la poesía
pájaro libre
en la atmósfera azul de la memoria

las cadenas se rompen a golpe de cadencia y de palabra

música caprichosa que baila con el humo del cigarro
creciendo
para después ser golpe que defiende
la dignidad del hombre
que rompe sus cadenas a golpe de palabra
recia en su esencia

honda y fiel su palabra





En memoria de Oliverio Girondo


El aire de un poema se encierra en la O
oxígeno para los transeúntes
hemoglobina para los que se sientan
en un banco del parque a esperar su desahucio

los gorriones advierten a distancia
la americana del poeta repleta de papeles
notas poemas claves lúcidas
para descubrir la cicatriz de la sintaxis
la osamenta porosa del instinto
el derramado zumo cotidiano
la magnitud del no que se noa a sí mismo
la hilaridad
en mangas de camisa
con el fondo abisal se una saeta
y cantan
su canto gorrihondo y rionero


por: Juan Carlos Gómez Rodríguez

viernes, 17 de abril de 2009

EL SOL TRAS DE LOS ÁRBOLES

En memoria de mi madre Enriqueta Rodríguez Loureiro

Y vi caer el sol tras de los árboles
mientras el cielo aún azul
te iba esperando
el mismo cielo azul por el que nos preguntaste
aquel que puso fin al tiempo
cuando un trazo naranja
descendió hacia los brazos del vacío
llevándote con él
serenamente


por: Juan Carlos Gómez Rodriguez

martes, 14 de abril de 2009

LA LUZ DE LA INOCENCIA

Sales del escondite con las primeras luces
- la noche ha sido dura en explosiones-
tus hermanos pequeños
cesaron de llorar hace una hora
con la extenuación en las pestañas

tu madre ha preparado un poco de comida
y tu padre ha salido
para ver si la suerte se ha aliado
con toda la familia

tú fuiste al palmeral a buscar leña
sin miedo y sin sentido
cantando o recitando a la mañana
los salmos del Corán que te enseñaron

tu pecho es de gorrión pero la suerte
es dueña del destino
y el palmeral es trampa peligrosa

la luz de la inocencia es presa fácil

han sembrado dolor

un racimo de puas escondidas
para tus piernas frágiles
en el suelo arenoso

y todo va a cambiar
después del ruido

por: Juan Carlos Gómez Rodríguez

viernes, 10 de abril de 2009

JURANDO POR MI VIDA

En la cuidad no pueden observarse las estrellas

es nuestra noche densa
eléctrica
ruidosa
y cual puré de oxido que oculta
sus cuerpos luminosos
nos priva del deleite y del asombro
de su quietud hermética
de ese misterio
que nos empuja en brazos de un anhelo
más allá de la piel
sólo la Luna
nos anuncia cambiante
que no se encuentra sola
en esas noches densas
en que aparece oronda y fluorescente
o menguada y risueña
o rojo- anaranjada como un gong
suspenso en la negrura
que ellas las estrellas
lejanas titilantes y enigmáticas
resueltas tras las densas legañas de la noche
están aunque se ocultan

si no fuera porque
en alguna ocasión
lejos de la cuidad me he emocionado
mirando enmudecido
sus guiños ilusorios
sus mapas milenarios
su alquímica presencia
y enigma emocional
hermosas y beatíficas princesas de lo oculto
seguro
las negaría
me dejaría matar
jurando lo que es cierto
que veo o que no veo
jurando por mi vida que no existen

por: Juan Carlos Gómez Rodríguez

lunes, 6 de abril de 2009

TRES POEMAS DE LA POETA ASTURIANA AURORA GARCÍA RIVAS

EL TREN

"Me sumerjo
en el misterio de adiós
que siembra el tren".
Me dejo llevar: equipaje
fantasma que guarda secretos,
fracasos, el libro
que nunca leímos. Abro el mío
donde ayer lo cerré.
Pasa el campo,
la lluvia, el perfil insidioso
de alguna ciudad
y diciembre tamiza su luz
ahí fuera.

Cada página
es el kilómetro cero
y son mis ojos
goteo de instantes: días y días
que nunca amanecen del todo.

De “La flauta del sapo”. DG, Lisboa, 2009


EXTENUADOS


Extenuados,
como corredores de fondo,
esperamos las horas del crepúsculo.

Un desenfreno de alas
de polillas se inmolan sobre el vapor
de las farolas de mercurio.
Es la hora de la puesta a punto de los relojes
de la noche, la señal
para olvidar, izar velas, partir
al otro lado de nosotros.

Con la amanecida, el retorno. Tanta
ceniza en los ojos, tanta desventura
de abrazos perdidos.
A partir de entonces consumimos
estériles verdades
hasta la hora de ajustar
de nuevo los relojes.

De: “La tierra vertical”, Ateneo Obrero, Colección Deva, Gijón 2005.



ALCAUDONES

He dormido entre brezos en el fondo
de la Garganta del Infierno,
donde la quebrada ahonda
su herida mineral.
Hacia la madrugada, mariposas
blancas (aquellas de dulces presagios
bajo la luz lechosa de Monfragüe),
enredaban su cándido vuelo
en las telas de negras arañas tejedoras.

El sol tiñó de grana y alcaudones
la luz de la mañana
y busqué la miel de tus colmenas
y tu otra claridad entre los arces.

De: “La sombra del alcaudón”, Ateneo Jovellanos, 2006

sábado, 4 de abril de 2009

POEMA PUBLICADO EN LA 4ª EDICIÓN DE NUEVA POESÍA HISPANOAMERICANA

Mayo 2004

PARA ELLOS SOMOS

Nos ha tocado andar un tiempo exptraño
de vértigo y de ruido

ahora ya es ayer y la memoria
a mil revoluciones por minuto
se filtra en nuestro ser con secas lágrimas


tú y yo somos tan sólo un espejismo
el cuerpo para un plan que fue trazado
desde un lugar perverso

una pieza del puzzle que hará que todo encaje

grasa para la máquina que todo regenera
con su run-run grotesco de ciencia y estadística

para ellos somos esto
una mezcla viejísima de sudor y de esperma
y una deuda infinita

por: Juan Carlos Gómez Rodríguez

jueves, 2 de abril de 2009

OCASO EN EL JARDÍN

Detrás de la ventana se diluyen las formas
poco a poco se atenúa la luz en el ocaso
va cayendo
igual que lluvia densa sobre el césped
anunciando
la incierta oscuridad
que ha de hacer del volver una mirada

brocal de las ausencias

los árboles se alargan de penumbra
cesan los trinos
queda una lejanía que se instala en la mente

un reino sin color que muestra al aire
su cetro de nostalgia y su corona

por: Juan Carlos Gómez Rodríguez

miércoles, 1 de abril de 2009

PREMIO ARCIPRESTE DE HITA AL POETA LUIS ARTIGUE

Acaban de comunicarme que al libro del poeta y apesar de ello amigo; Luis Artigue
“LOS LUGARES INTACTOS” le han otorgado el Premio Arcipreste de Hita, y por eso será publicado en Mayo por la Editorial Pre-textos. Como adelanto y para compartir con vosotr@s la alegría, ahí va alguno de los poemas:

ALTAR ATÁVICO STONEHENGE

El cielo malteado parece aderezarse para el momento de la contemplación
y, al llegar, hasta el parabrisas del coche aparcado
brilla
como la gabardina de un ángel.
La explanada
en esa hora incierta
añade más misterio a los círculos de piedras megalíticas que se alzan como
dones perennes
en medio de un verano negligente
hecho de colores derretidos y virutas de luz.

Son piedras que laten como corazones.

Igual que una vela que se ahoga al ser tapada por un vaso
el atardecer se diluye derramando destellos sobre Stonehenge
al tiempo que yo, imbuido por cierta energía mágica, neolítica,
me siento plenamente yo, plenamente sustancia de poema,
cuando toco el monumento
ceremoniosamente
como si nadie pudiera requisarme ya esa paz.

Mientras el sudario de la tarde va perdiendo su color.

Y entonces, al comunicarme con la piedra mediante las palmas de las manos
cierro los ojos
y repaso y renuevo la jerarquía de mis predilecciones
hasta que irrumpe, como la flor del tifus en el pecho de una niña
rubia,
la noche,
azabache,
ágata…

El quinqué de petróleo de la noche estrellada

y yo escribiendo este poema

como un animal prehistórico que se resiste a extinguirse

lunes, 30 de marzo de 2009

POEMA PUBLICADO EN LA 3ª EDICIÓN DE LA COLECCIÓN : NUEVA POESIA HISPANOAMERICANA

BRINDIS
Sepa usted que en el mundo
toda tumba está vacía.
Manuel Díaz Marínez


Dejemos de una vez que se vayan los muertos
y bebamos
en su memoria el vino
que acaricia a la vida y la pena adormece

dejemos que se vayan
y que quizá descansen
bajo sábanas suaves de tiempo transcurrido

ellos saben ahora la verdad de los sueños

apuremos la copa en cumplido homenaje
y alegremos su marcha
que se fundan en aire y confundan sus voces
con las voces de otros
pues morir no es dificil
es dificil la vidda

es volver al origen
a empaparse de nuevo con la savia del mundo

ahuyentemos con vino las oscuras razones
las respuestas son suyas
en la tierra no hay tumbas capaces de atraparlos

sólo sus huellas tienen
una razón y un nombre para siempre en el tiempo

a su salud borracho encomiendo un recuerdo
porque sé que mañana es un día perfecto
y quisiera partir con sonrisa de azúcar
y llenos los bolsillos de pasiones quemadas
y quisiera que tú
no impidieses mi marcha.

por: Juan Carlos Gómez Rodríguez

sábado, 28 de marzo de 2009



PREMIO "BLOG DORADO"


Me han concedido el premio “Blog Dorado”. Es un premio que galardona a los mejores blog.

El premio tiene su simbología en los colores que utiliza. Así el color azul representa paz, profundidad e inmensidad y el color dorado la sabiduría, riqueza y claridad de ideas. El premio en sí simboliza la unión entre blogueros.

Recibir de la mano de la poeta Rosario Alonso el reconocimiento ha supuesto, aparte de una gratísima sorpresa, una enorme satisfacción. Gracias Rosario.
Aquí tenéis el enlace a su blog PALABRAS.
http://rosarioalonso.blogspot.com

Normas del Premio:

1. Aceptar, hacer que el Logo sea visible, respetar las reglas.
2. Hacer un link al Blog que te ha premiado.
3. Premiar a otros 15 blog y avisarles.
( En casi todas las web dicen que hay que otorgar el premio entre 4 y 6 blog, así que escoger el número que prefiráis)

Mis candidatos para este premio son:

Diario de un Dragón del poeta Leo Zelada
http://leozeladabrauliograjeda.blogspot.com

Alejandro Céspedes
http:alejandrocespedes.blogspot.com

Blog de Jordi Doce
http://jordodoce.blogspot.com

Wrong Side del poeta Daniel Montoly
http://daanielmontoly.blogspot.com

El Blues de las Encinas del poeta Antonio Molina
http://poetasdehoy.blogspot.com

Metafísica de Bolsillo del poeta Juan Jess
http://metafisicadebolsillo.blogspot.com

Texturas de Luis Artigue blog
http://www.luisartigue.com

viernes, 27 de marzo de 2009



CANTO A LA TIERRA


Húmedo labio de arcilla que guardas mi memoria
y acogiste los cuerpos de los antepasados
con abrazo sanguíneo

seco puño de arena
marcas mi corazón y el cuerpo súbdito
golpeando en la entraña

blando cofre de humus
que devuelves mi aurora a mi fe combatiente
todo espero en tu nombre
me consumo en tu aliento de suelo renovado
de templo de mi sangre
de huerto de trabajo
de campo de batalla

madre que me cobija
pachamama que espera con paciencia de siglos mi regreso quebrado
hoy te doy mi latido para tu pecho inmenso
hoy te doy mis pisadas para tu extensa crónica
hoy requiero tu nombre tu saber tu inocencia
me embadurno de ti con el cuerpo dolido
camuflado con hojas con follaje con barro
y en un acto sencillo de seguir caminando por tu piel arañada
te entrego mi presente mi ayer y mi mañana
para ser tu alimento cuando llegue el crepúsculo

perderé cuanto supe bajo tu sombra fértil
y alumbraré la hierva para que seas hermosa

tierra errante que nutres nuestro lecho de lágrimas
deja que eleve un rezo
para orarte en la parda redondez de tu vientre
con palabras de tierra
con susurros de grava y suspiros de polvo
con frases minerales y versos de arenisca
para que no me olvides cuando ya sea tierra

CANTO AL SOL

Desde el Templo al Sol en Machu Picchu para Leo Zelada


Te conozco

te observo

me desposo contigo
deslizando en tu dedo brillante
este añillo de piedra
ofreciendo mi ángulo numérico
al vértice sagrado de tu sabiduría
para que me recuerde
mi condición humilde

yo te ofrendo
el severo ritual del pasar de mis días
-este ángulo secreto escrito en piedra-
la fuerza del misterio que gravita en el aire
mi equinoccio y la sangre
de mi sangre y el eco
de las voces agrestes resonando en las crestas
la oda cristalina de una vena de agua
como néctar de vida que corre sin descanso
y un hálito de vuelo
mientras de pie escucho crecer por las laderas
las alas de mi cóndor
y el corazón del puma

CANTO A LA PIEDRA

Desde las ruinas de Satsaguaman

Pulida y encajada
tu alma de cincel
tiene el rostro de la voluntad

armonía aplomada con silencios

cautiva eres de distancias
esqueleto que anclado reposas en la altura
de ese hondo secreto de tu alma numérica

de tu vértice unánime

de tu arte de piedra
piel de poro y de liquen
como lo son mis ojos
trasformados en piedra
como lo es mi mente
por grilletes de tiempo

Escrito por Juan Carlos Gómez Rodríguez en Machu Picchu, Perú

miércoles, 25 de marzo de 2009

CONTEMPLACIÓN DE OLÍMPIA

Cuajado está el almendro de sus manos
mientras espera en flor que el amor llegue
ese amor que se encuentra entre las sombras
de la esfera flotante de los sueños

¿me dejas que entre en ella la pregunto
y me tumbe a tu lado en ese lecho
que es la estela brillante del deseo
y deshaga la noche con las húmedas
caricias de mis labios?

pero ella no responde
turbada está en el lecho
ajena al despertar que en mí provoca
rendida y expectante de otro abrazo

por: Juan Carlos Gómez Rodríguez

lunes, 23 de marzo de 2009

AL SOL DEL BÓSFORO

Brillaba majestuosa al sol del Bósforo
entre dos continentes
ungida por la brisa con el óleo
untuoso del amor
como una cariátide que mira
extensa al horizonte

a derecha e izquierda las orillas
mostraban orgullosas siluetas
de mundos de cristal piedra y madera

vidas adivinadas al socaire
del ritmo de las olas

abigarrado al fondo el Cuerno de Oro
buscaba entre sus cúpulas y agujas
el beso carmesí del sol de ocaso

de perfil en la proa acariciaba
el lomo fascinante de la historia
no había en ello fin
sólo un momento
como polvo suspenso en el espacio

lágrima pura
que no termina nunca de caer



por: Juan Carlos Gómez Rodríguez

domingo, 22 de marzo de 2009

EL CONTRALUZ DE UN BLUES




Suena una voz
Entre sus notas surge
Sol de canícula

Entona con nostalgia
El contraluz de un blues

por: Juan Carlos Gómez Rodríguez

sábado, 21 de marzo de 2009

CUANDO EL ALBA ES CARICIA DE FUTURO

He vuelto a despertar
con el sabor salobre del amor
con el eclipse
del dulzor de su lengua
aún fundido en mi boca
y el velo que despliegan sus caricias
aliviando la piel

ha vuelto a amanecer
y su celeste aurora
ha venido a decirme
con su callada luz
que ella es el fresco musgo
que recubre la roca
que mora entre sus brazos
la brillante gacela
que es dueña de la hoguera
donde yo me libero
mar extensa
donde muero y resurjo
con la marea viva de su vientre

un nuevo amanecer escrito en el diario
cuando el alba es caricia de futuro
de ese sueño afiebrado de la noche
y el carnal laberinto del deseo

por: Juan Carlos Gómez Rodríguez

viernes, 20 de marzo de 2009

POCAS COSAS

Para mi hija Guiomar



No hace falta dormir para seguir soñando

sólo ver la frontera de tus ojos
brillante en lejanías

sólo observar la estela de tus manos
posándose en el vientre venidero

sólo amar tu perfil que poco a poco
me va desafiando a la cordura

sólo prender la mecha
de un nombre con sentido
e imaginar un duende
engarzado en sus dedos
y el más puro poema
balbuceado en su boca

ya ves todo es posible y nada está perdido
hay cosas naturales que le sacan
las alas a la vida
pocas cosas quizá pero que encienden
la árida penumbra
que vas acumulando con los años

pocas cosas tal vez pero seguras

pocas cosas lo sé pero culpables
de retirarme el sueño con su sueño
y hacer que reconstruya castillos sin arena
que desafíen el aire


por:Juan Carlos Gómez Rodríguez

miércoles, 18 de marzo de 2009

LAS HUELLAS DEL OPROBIO

Las cuatro de la madrugada y no puedo dormir

como reptiles que se escurren de noche debajo de las sábanas
han entrado en mi casa para hollar su nobleza
a oscuras
por sorpresa

y han dejado un temblor en sus cajones
abiertos y vacíos
de las cosas que habían cobijado

y son bocas abiertas que desean
decirme la impresión del violador
de su mundo tranquilo
/él les dejó sobre la piel la huella
grosera y desalmada de su oprobio/

camino por la casa
entro en sus cuartos
y todo está en desorden
todo grita
con la voz marginal de la impotencia
y me resisto
revelo y me resisto
a devolver las cosas a su sitio
pues no quiero que ordenen su quejido
no quiero que se callen
que oculten su impotencia y su intemperie

me veo deambulando
haciendo un inventario
interno y exhaustivo
de sus puertas abiertas
de sus ventanas rotas

se han llevado algo más que ciertas cosas
algo más que dinero o que recuerdos

se han llevado con ellos
en sus garras
un aura que brillaba en su inocencia


por: Juan Carlos Gómez Rodríguez

martes, 17 de marzo de 2009

SILENCIO

El Tao es lo más profundo de todos los seres .
Es el tesoro del hombre bueno
y el amparo del que no es bueno .
Las bellas palabras ganan honores
los bellos actos elevan al hombre
LAO – TSE


Traed un laúd sin cuerdas y sin trastes
un acordeón sin fuelle
trompetas sin boquilla y sin pistones
una caja sin piel y sin baquetas
un piano de cola desdentado
para tocar el himno
de ese lugar de ausencia
donde nacen los limpios y mueren los anónimos
los fieles los humildes los sin queja

silencio
sendero de la luz
trance de la verdad

traed una dulzaina que no tenga agujeros
pentagramas vacíos
oboes sin trece llaves
guitarras y violines sin trastes ni cordaje

haré sonar sus notas melancólicas
sobre rutas de niebla
en el envés oculto
del poema


***


Su aliento es el alma , y por el alma alienta.
Yo he de hacerte , mi Dios, cual tú me hiciste
y para darte el alma que me diste
en mi te he de crear…
ATONIO MACHADO



Desafío es tu útero cóncavo

cierro los ojos y me escondo en los intramuros del paladar

no hay pábulo en navegar tu horizonte
no hay cautiverio en tu génesis
cualidad de la nada
no hay convulsión en tu vacío
sentencia eres
sílaba cerrada
redonda cercanía
hogar de los perdidos
país de los sin nombre y sin historia

sello mis labios con tu mano de asceta
y penetro ese mar de los sentidos
desciendo torrenteras de la sangre
escalo músculos y articulaciones
descubro el universo de mi sombra
siento mi planeta perdido
mi catarsis
y ya no tengo nombre pues mi nombre es el tuyo
olvido los idiomas las normas los preceptos
no hay dolor en su pérdida
pues al perder descubro
que orbito en el zumbido





por: Juan Carlos Gómez Rodríguez

lunes, 16 de marzo de 2009

POEMAS DE MIS COMIENZOS

Estos primeros poemas, publicados en revistas de poesía son los auténticos culpables de que siga ahondando en este viejo intento de ofrecer una imagen sublimada y bella de la relación del individuo consigo mismo y con el mundo que es la poesía.
La publicación de estos poemas incipientes, junto a poemas de aquellos a los que yo veía, y aún veo, como inalcanzables, supuso un empujón en la certeza de que mi palabra podía ser leída.
Ahora, en este espacio los quiero rescatar, con mimo y con cariño, de las estanterías de mi biblioteca, para mostrarlos a aquellos que quieran visitar este Rincón en donde voy dejando un surco de palabras.

Revista HÉLICE ( Invierno- primavera 1995)
HIJOS DEL ARCO IRIS


Apretados
En el vagón de metro que nos lleva
a Clinancourt,
a la puerta de Babel,
la mirada perdida,
como hijos del Arco Iris,
enfundados en sus viejos recuerdos,
revestidos de sus nuevas palabras.

Apretados
hacia el Gran Bazar que los acoge,
a Clinancourt,
hacia la Puerta,
entre un bullir de acentos enfrentados
como hijos del Sol y de la Luna,
apretadamente solos,
arrastrando la fe de ser felices.

Revista PRETEXTO 1995

(sin título)


Cuando niño
miraba para adentro y me veía
igual que el héroe del cómic que compraba
como una religión todos los sábados.

2,50 de hazañas peligrosas,
en lucha desigual contra un tirano
de negro corazón,
de larga cimitarra.

Valeroso guerrero de la cruz en el pecho
¿dónde escondí tu capa y tu antifaz?
¿en qué lugar del pecho tu armadura?

Hice mío tu brazo tantas veces,
tantas veces montaba tu caballo
con un trote ligero por mi barrio,
que hoy
cuando te he visto
expuesto en una tienda antigua
de libros desusados,
erguido aún, ante mi asombro,
brillante aún, llenando las viñetas,
se asomó a mi cara la sonrisa
del que encuentra un amigo
trasnochado.

Revista RELOJ DE ARENA (Abril 1996)

VIAJERO DEL TIEMPO

Del poemario: BAJO UN SIGNO DE TIZA

El tiempo es un fogón con olor a centeno
y crepitar de astillas.
Una plaza con bancos soleados.
O esa calle
que late en el ascenso al minucioso
paraíso del quiosco.

Colores que se quedan para siempre
teñidos en el alma,
impregnando un destellos en la sorpresa
del momento fugaz que los despierta
y que reavivan;
un tacto, una textura,
o el frescor que provoca
la vuelta melodiosa de una frase olvidada,
de un sonido cercano.

He venido hasta él
invocando aquel trazo
de mi mundo de tiza.
Látigo de blancura que desgarra
con roja cicatriz a la nostalgia.

Viajero del tiempo
En viaje a un ayer que se remonta
al puerto de la mesa y del brasero
que resumía el mundo.
Días de pan y aceite azucarado,
de historias que rebullen en el centro
del alma de la lumbre
y que se acunan
en brazos del tazón
y de la lenta cadencia de su tiempo.

Revista RELOJ DE ARENA( Diciembre 1996)

EN LA ARCANA MEMORIA DE MIS HIJOS


Los días

como el círculo rojo de un rosario
que da vueltas y vueltas enroscado
a la rítmica mano del muhacín
pasan
y yo ruedo en sus cuentas
inventando una historia en cada ocaso
historia muda de pasar silencioso
huérfano
de los grandes monumentos
que quedan para siempre como lápidas
como marcas que dicen “aquí ahora y para siempre”
pilotes suspendidos dólmenes

no
la mía es quizá igual que tu historia
un puñado de actos cotidianos sobre tiempos concretos
trivial y singular introspectiva
que acabará por ser con mucha suerte
la fiel reposición de una película
en la arcana memoria de mis hijos

por: Juan CarlosGómez Rodríguez

ENTREGA DEL PREMIO DE POESIA ATENEO JOVELLANOS

El día 13 de Marzo a las siete y media de la tarde se entregó en la sede del Ateneo Jovellanos el XVIII premio de poesia Ateneo Jovellanos de Gijón.
El galardón recayó en el poemario " CALYGRAFÍAS" del poeta de Cuidad Real, afincado en Madrid, Francisco Caro.
Calygrafías, título que aúna a la "cal", que apaga y reduce a la nada, con "grafías", palabra escrita que libera y crea. Con este poemario Francisco Caro se adentra en un territorio entre la voz y el silencio, entre el deseo y la muerte.Con un maduro lirismo los poemas ofrecen una lectura sosegada.





Francisco Caro durante su intervención

Con este y otros poemas Francisco Caro deleitó al publico asistente a dicho acto.

¿Dónde el testigo?


No lo hay


si existiera y hablase

para qué tanto

pope de cruz y plata,

para qué tantos

chorlitos de filósofas cabezas

que nos amansedumbran



(lo inhumano es tener

la conciencia tranquila)


para qué tantos

afanes que disfracen

la ruta verdadera


somos seres que no

podremos nunca

repudiar ni guiar

esta nave inservible que nos lleva

del temblor de lugares que ignoramos

a idénticos lugares


que traslada la rabia

por el espacio a más de cinco mil
millas/segundo



¿hay alguien que contemple, que nos mire

sarcástico y sonría desde fuera?



¿dónde el testigo (repetías)

de viaje tan extraño?

viernes, 13 de marzo de 2009

OBITUARIO




Hoy leo en el periodico que el pasado 9 de Marzo, a los 65 años moría en su casa de Old Menphis en el corazón de Alabama, Willie King. Su voz rasgada encarnaba el autentico alma del blues
Willie King era considerado uno de los cantantes y guitarristas más autenticos de los tiempos actuales. Su voz áspera se cargaba de sentimiento y de raices. Orgasnizador del famoso Freedom Creek Festival en su granja de Pickens County .
El exito le llegó trade , de hecho hasta 1999 no publicó su primer albúm, y fue en 2001 cuando alcanzó el reconocimiento que hasta entonces le fue esquivo. En 2004 ganó el Premio al Mayor Artista del Año por su canción Terrorized, otrogado por la revista Living Blue Magacine.
Pero donde él se encontraba mejor era pegado a sus raices, tocando cada domingo en el Bettie's, pequeño locar de un pueblecito del corazón de Alabama.
Sus canciones reflejaban sus expeeriencias juveniles, y el sentir de la comunidad negra del Sur de EEUU. Tambien rindió homenaje con temas como Second Coming a lideres negros como Marting Luther King.
Que descanse en paza bajo su amada tierra, y que su voz y su guitarra perduren para siempre entre nosotros.


EN MEMORIA DE WILLIE KING


Hace calor la noche del domingo

el Bettie's está lleno
con la gente de arcilla
de la fértil tierra de Alabama

afuera el sol sucumbe con las sombras
enterrando las penas que da la dura vida

apretados e indemnes
como héroes rotos
acuden al conjuro
de una voz que es raíz
y en cada blues se rasga


por: Juan Carlos Gómez Rodríguez

jueves, 12 de marzo de 2009

QUERIENDOTE ATRAPAR

Has traído el sabor de tu Caribe
a este lugar sembrado de bombillas
a esta pétrea inclemencia donde nada
descansa ni se para
donde nadie pregunta

deslizas por la calle entre la gente
tus rítmicas caderas distendidas
mientras te sigo absorto en el cimbreo
del folk canicular de tu cintura
colgado en la cadencia que deshiela
el lechoso cristal que hay en el piso

ay ay ay ay amor…
tu eres la brisa que me da calor

repites las estrofas
de la vieja bachata que te lleva
bailonga y entonada calle abajo
mientras yo me acurruco en el embozo
del paño del gabán que se me antoja
apretado y nostálgico

tu eres la brisa que me da calor…
balbuceo entre dientes
queriéndote atrapar en mi retina

todo el frío de enero se amontona
en la tapia invisible del semáforo



por: Juan Carlos Gómez Rodríguez

miércoles, 11 de marzo de 2009

POEMA DE AI TS'ING

Ai Ts'ing
Nacido en la provincia de Chekiang, en el seno de una familia acomodada , estudia filosofía y Literatura en Francia. Vuelve a China en 1936 en donde es encarcelado y luego puesto en libertad. Es novelista y uno de los mejores poetas chinos contemporáneos.




Llega la primavera.
Los melocotoneros de Lunghua están en flor.
Florecen estas noches,
estas noches maculadas de sangre,
estas noches sin estrellas,
estas noches de viento,
estas noches que oyen los sollozos de las viudas.

Pero¡ah, esta vieja tierra!
Parece una fiera sedienta y hambrienta
que se bebe la sangre de los jóvenes,
la sangre de los jóvenes obstinados.
Después del largo invierno,
después de los hielos y las nieves,
después de una espera sin fin,
esas manchas de sangre, esas manchas de sangre,
en una noche arcana,
noche de Oriente, negra, negra.
Surge la primavera en botones de flores
que adornan todo el sur del río.
Preguntan:¿De dónde viene la primavera?
Contesto: De las tumbas que cercan la ciudad.

lunes, 9 de marzo de 2009

DEEP BLUE SEA / EL BLUES DEL MARINERO Y LA SIRENA




EL BLUES DEL MARINERO Y LA SIRENA



vuelve tus ojos amigo hacia la mar
inmenso azul
como era inmenso el azul de su mirada

sus brazos volverán como el mar vuelve
a buscarte a la playa
en la última hora de la tarde
rizándose en espuma entre las rocas

vuelve tus ojos amigo hacia la mar
ella descubre
el sabor a salitre que tiene la aventura
con su pelo revuelto

no dejes de mirar
saldrá de entre las olas
bruñidas las escamas por el sol que declina
y sus pechos erguidos
para amarte en el fondo

por: Juan Carlos Gómez Rodríguez

ROSARIO ALONSO NOS DEJO SUS HAIKU INSPIRADOS EN EL VIDEO

Entre las flores
la libélula roja
juega en el loto

Peces naranjas
en torno al alimento
se arremolinan

La mujer canta
observando el paisaje
de primavera

La bella joven
libélulas y peces
de azul se visten

domingo, 8 de marzo de 2009

PINTURA CHINA Y CALIGRAFÍA EN 3D

Te invito a ver esta pelicula para mí llena de poesía y delicadeza.
Que la disfrutes.







Mecida por la brisa
la flor de loto
se ofrece a la libélula

Las carpas del estanque
en elegantes círculos
bailan con la comida

La joven reclinada
bajo el árbol ensueña
que su belleza no marchita

por: Juan Carlos Gómez Rodríguez

sábado, 7 de marzo de 2009

SOLEDAD




Te adentras en mi casa como una niebla espesa

sin pudor y sin gloria violas pensamientos
como un ruin ladrón que devora palabras
y trepas a lo alto de muros fronterizos
tapizados de ausencias

oh furtiva que irrumpes a través de la boca desmembrando las
/sílabas
deshaces el torreón donde guardé esperanzas
como deshace el viento las torres de arenisca
para ahondarme en el fango de los sueños perdidos

cielo huérfano soy
y en la noche rebusco una palabra honesta
que me guarde y preserve de tu seca mandíbula
que pretende trizar mi corazón desnudo

una humilde palabra
que sea un salvoconducto a las estrellas
que se deje arropar
como sólo las madres nos embozan
en el albo nupcial de una virgen cuartilla
que sea sabor de un beso
magia para mi rostro
íntimo abrazo
cáliz
calidez
claridades
porque tú eres de sombra
soledad densa sombra de olvido
eres frío incorrupto de las noches sin cielo
siniestra silueta
emblema de la ausencia
alma máter del hombre
cuando el hombre comulga con el pan de la nada
cuando el hombre se escucha en el fondo de un pozo
y sólo su voz suena en el nocturno mudo de las manos vacías

cuando el hombre se embriaga
con tu sabor amargo
vieja amante desnuda con las carnes de trapo
cuando el hombre cohabita con la fiera del miedo
en un portal sin número de una calle sin nombre
de una ciudad fantasma de un mundo ya vencido
que se quedó a la vuelta de cualquier esperanza


por: Juan Carlos Gómez Rodríguez

viernes, 6 de marzo de 2009

ENTRE SUEÑOS IV

Se abre el día como un telón de luz

descubre en un arpegio de sentidos
que nunca vas a estar completamente solo


***


¿Esa que se desnuda en mi recuerdo
recubierta de un velo de distancia
eres tú realmente?



***



Al decir rosa
se me escapa la rosa




****

Ese camaleón de la nostalgia
apoyado en el quicio de los ojos
sabe que la verdad que siempre habita
se encuentra tras el don de mi mirada



por: Juan Carlos Gómez Rodríguez

jueves, 5 de marzo de 2009

AL BAÑO


Sorolla (1863-1923)

Luz
inocencia de estío playa del aire
su regazo la proa del amor de cara al viento

un leve contraluz la difumina
con el suave pincel de la melancolía
lleva el agua espejada bajo sus pies descalzos
agua salada sobre la sed del lienzo
agualuz
humedad de la brisa
brisa de tul
tul de pintura
y sobre el lienzo así como en la vida
un ser que se proyecta en lejanías

por. Juan Carlos Gómez Rodríguez

miércoles, 4 de marzo de 2009

ABRAZOS de ANDRÉ CRUCHAGA

Abrazos



Cuando/ nos abrazamos/ vamos/
a otro mundo/donde/ nos abrazamos/
y marchamos/ a un trasmundo/donde/
nos abrazamos/y donde tal vez sólo/ nos abrazamos.
CLAUDIO RODRÍGUEZ FER


“Déjame que te abrace”, o abrázame desde
La profundidad de tu piel, necesariamente
Sintiendo las palabras y los minutos;
Enrédame en tu vocabulario encendido,
Abrázame con el ciprés de tu cuerpo, con
El milímetro de las sílabas, con el libro verde
De tu piel, sintiendo la salvación de tus manos.
Déjame encontrarme con la certidumbre
De tu geografía, con el abrazo sin prisa donde
Cada cuerpo se funde como un atlas de pájaros.
Déjame que te abrace sin teoremas,
Déjame tus brazos perfectamente como el día,
Como un ahora sin diccionarios…
Deja que tus brazos sean un siglo de sábanas,
Déjame ser un caballo en las proximidades
Del relincho, un mundo de semanas enteras,
Una energía tórrida en tus contornos.
Déjame ese rastro de ciénaga en la memoria,
El hilo de los ecos, desnudo en las manos,
La espiga del relámpago de tu cuerpo,
Y las manos temblorosas, hundidas, en la ternura.
Acumula en mis uñas el firmamento.
Estremece la furia total de tus manos
En la música de los brazos, en la lluvia mordida
De los cabellos, en el tren metálico del viento.
Déjame que te abrace, como quien juega
Con la sed del mediodía y jardines interminables.
Mientras estoy, que las puertas retengan,
Cantando, los brazos abiertos de la ternura:
—Ese libro de la adolescencia que fuimos,
Ese apretar el pecho ardiendo sin olvido.
Ese morder el césped sin escalas, cerrados en lluvia
Interminable…
Déjame que te abrace como lo hago con los libros,
Con la mesa, con el lecho suave donde reposan
Tus brazos, con la ventana donde se reclinan
Los barcos, con la tinta de la saliva, deshaciéndose
En los pájaros de la garganta.
¡Cuánta hambre ahí en tus brazos sin envejecer!
¡Cuántas luciérnagas girando en las venas!
¡Cuánta compañía aquí con sombreros de luz!
¡Cuánta albahaca centelleante y solemne en cada
Abrazo —tierra alta donde la noche no cabe.
¡Cuánto tiempo aquí, mirándonos a quemarropa!
¡Cuánta oscuridad derrotada con la respiración
De nuestros brazos!...
Déjame que te abrace, así, como un niño abriendo
Los nombres del Planeta…

Barataria, 04.III.2009
André Cruchaga

martes, 3 de marzo de 2009

LA PLANCHADORA- PABLO PICASSO


Alfil de la tristeza vas secando
lágrimas seculares con la plancha

da una pasada más
para alisar la arruga de los tiempos
para marcar el lino con tu anónimo
que es un prófugo grito almacenado

no cejes de planchar el blanco lienzo
como un leve sudario
azulado estandarte del olvido

no desfallezcas

la fuerza de tu espíritu
es un cauce en la sombra
que vas a derramar sobre la sábana
y con ella seguro
se ha de cubrir tu amor y dormirá el deseo
anidarán tus sueños de vuelos migratorios
y vestirás de muerte tu azulada pureza

por: Juan Carlos Gómez Rodríguez

lunes, 2 de marzo de 2009

LOS AÑICOS DESNUDOS DE UNA HISTORIA

Hoy bastará un dolor
una sutura
en la piel carmesí de la esperanza
los añicos desnudos de una historia
apostando a la mano de los miedos
bastará un desarraigo
que preñe soledades
y toda la impotencia que desatan
las garras genocidas

hoy no son suficientes las plegarias
para abolir el mal
/quizá nunca lo han sido /

bastaran los estigmas
/científico el rigor de la tortura/
toda esa sabiduría estéril de aristas pavorosas
su agria burla
/ deleite del dolor/
bastará un holocaustos y sus fechas de oprobio
y sus fosas comunes
y su sangre reseca
cubriendo el paredón de la conciencia

hoy os digo
que ha de bastarnos ver
esa mirada hueca de las encrucijadas
donde se pierde el hombre
que ha de bastar tan sólo un abandono
la crispación de un puño de violenta justicia
la sinrazón de un credo
para que se prolongue un eco unánime
un grito humano que denuncie el espanto
y fecunde un ¡ya basta!
como un sublime gesto de manos ofrecidas
donde poder mirarnos a la cara sin duelo


por: Juan Carlos Gómez Rodríguez

domingo, 1 de marzo de 2009

POEMA DEL POEMARIO: DONDE HABITE EL OLVIDO de LUIS CERNUDA

VII

Adolescente fui en días idénticos a nubes,
cosa grácil, visible por penumbra y reflejo,
y extraño es , si ese recuerdo busco,
que tanto, tanto duela sobre el cuerpo hoy.

Perder placer es triste
como la dulce lámpara sobre el lento nocturno;
aquél que fui, aquél que fui, aquél que he sido;
era la ignorancia mi sombra.

Ni gozo ni pena; fui niño
prisionero entre muros cambiantes;
historias como cuerpos, cristales como cielos,
sueño luego, un sueño más alto que la vida.

Cuando la muerte quiera
una verdad quitar de entre mis manos,
las hallará vacías, como en la adolescencia
ardientes de deseo, tendidas hacia el aire.

viernes, 27 de febrero de 2009

DICE EL RELOJ QUE ES TARDE

para María Souto

Dice el reloj que es tarde y me he pasado
el día trabajando

la espalda
tensa como el tirante
de un puente que cuelga del abismo
reclama mi atención

un poco de silencio no me iría nada mal

mascullo entre los dientes
cuando suena el teléfono

¡ahora no! déjalo una vez más para mañana…

tal vez
cuando regrese a casa
una mirada con ternura
sea bastante
para ablandar la piel

después de tantos años ella sabe
cómo lo puede hacer

con un baño de paz
quizá una copa
una conversación lenta y tranquila
el sol canicular de sus abrazos
y el leve contraluz de algún poema

por: Juan Carlos Gómez Rodríguez

ESCUCHA EL TRAQUETO



ESCUCHA EL TRAQUETEO

Sombrero blanco

gafas oscuras

el blues
un sueño de guitarra
con tacto de mujer

siéntelo bien
me dices John
con la emoción cuarteada
de tu voz confidente

escucha el traqueteo
de un tren que va llegando
al andén apartado de ti mismo

por: Juan Carlos Gómez Rodríguez